Logran catar un vino de 1892 sin descorchar la botella y conservaba sus propiedades.

Dos sumilleres, Andreas Wickhoff y Jakub Pribyl, han logrado catar, sin descorchar la botella, un vino procedente de una remesa de 133 botellas fechadas entre 1892 y 1899 que habían sido escondidas por sus propietarias en el suelo de una capilla en el castillo de Becov, en la República Checa, en la II Guerra Mundial.

El sistema permitió extraer el vino de las centenarias botellas para conocer su sabor. Según los sumilleres encargados de la operación, el vino escondido “conserva el olor a fruta, la acidez y sus elementos más refrescantes, algo insólito en vinos de esta edad”.

Saber más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s